Ella es Miranda, la niña que murió hace 145 años. Fue encontrada en perfecto estado y sujetando una rosa en su mano.

11 Abr, 2018

Ericka Karner se encontraba remodelando su casa de la infancia en el Distrito Richmond, en la ciudad de San Francisco, cuando de pronto los trabajadores hicieron un hallazgo insólito. Hace mucho tiempo se había enterrado un pequeño ataúd de bronce bajo el garaje, en el que encontraron el cuerpo de una niña de tres años de edad. Su pelo, su piel y uñas estaban en perfectas condiciones. La difunta fue llamada Miranda, a causa de una de las hijas de Ericka.

Miranda tenía una rosa roja entre sus manos, flores de lavanda en su largo cabello rubio y un vestido blanco.

Lamentablemente no cuenta con un acta de defunción, por lo que es muy difícil averiguar su verdadera identidad.

Ericka decidió hacerse responsable por ella, temiendo que gente que practica artes oscuras o perversiones ilegales quiera robarse el cuerpo.

Mientras los especialistas siguen indagando quien fue realmente la pequeña Miranda, Ericka se puso en contacto con la organización Garden of Innocence, misma que se dedica a recaudar fondos para enterrar cuerpos de personas no reclamados.