Emily Ratajkowski fuma un cigarrillo de aspecto sospechoso mientras posa en bikini de corte bajo.

5 Abr, 2018

La hermosa protagonista de la película “We are the Friends” de 26 años Emily Ratajkowski se encuentra causando controversias en las redes sociales específicamente Instagram, gracias a tres publicaciones que han causado asombro en los últimos días.

La primera de ellas se encuentra Emily posando con un cigarrillo de sospechosa procedencia, luciendo un hermoso outfit: Un bikini color verde semi “topples” con cadenas de oro como accesorios para complementar su escote y un cómodo sombrero de felpa para cubrirse del sol. Luego de ésta publicación subió un breve vídeo donde se encuentra fumando el cigarrillo y mirando a su vez el anillo de compromiso.

“Cuando estuvo en” fue el complemento añadido como título a la fotografía, publicó  la estrella libre de maquillaje.

Es el segundo post que ha causado controversia por tener relación con su luna de miel, la estrella se casó en una ceremonia privada con Sebastián Bear-McClard a principios de este año. Emily posteo una de estas fotos donde se encuentra posando desnuda en la cama de su piscina privada, tapando sus pechos con sus manos y cubriendo sus ojos del sol con un hermoso sombrero de paja color ámbar.

El caption de la fotografía dice: “Llévame de vuelta”.

El tercero y  más controversial post realizado por Emily fue una fotografía donde se encuentra posando de perfil cubriendo solo sus pechos con las manos, apreciando toda su hermosa figura. Ésta publicación obtuvo en cuestión de minutos 1 millón de “me gusta”, seguido por un comentario de Kim Kardashian donde añadió tres emojis de fuego a ésta publicación.

“Posaba para mi esposo” fue el título de la foto.

Emily ha roto las barreras con estas publicaciones y los comentarios han sido muchísimos, ya que no habían pasado dos meses desde su separación con su ex novio “Jeff”. De igual manera una fuente de “Us Weekly” informó que Sebastián y Emily llevan años conociéndose y compartiendo en el mismo grupo de amigos, no era “tan extraño” como muchos creyeron.