Este hombre despertó y notó que algo extraño pasaba con su pezón. La diabólica broma era una venganza de su esposa.

12 Abr, 2018

Kylie Cain estaba harta de que su esposo no la ayudara a cuidar de sus cinco hijos en casa. Con cuatro niños y un recién nacido al cual atender todas las noches, la rutina se había vuelto sumamente pesada para ella. Lo que más le molestaba era que Craig, su marido, siguiera roncando en la cama en vez de levantarse para ayudarla con sus pequeños.

Así que al ver sus uñas postizas y el pegamento sobre su mesita de noche, se le ocurrió un plan diabólico.

Pegó una uña al dedo de Craig y luego este a su pezón, todo mientras él dormía profundamente.

Tan solo un poco de karma por no poner de su parte para calmar a ese bebé al que había cargado durante 9 meses.

Cuando Criag despertó, se llevó un gran susto al no poder mover su mano.

Eran las 8 de la mañana y Kylie no dejaba de gritarle que se levantara para ver a Stevie, su bebé.

Sin embargo, él no lograba despegar su mano; el pegamento se había adherido a su piel y a su vello. Permaneció así dos horas completas.

Al final lograron remover el pegamento con bastante acetona para uñas, aunque no fue sencillo.

El pobre hombre admitió que había sido una broma muy buena.

Tal vez ahora Craig quiera ayudar a su esposa más seguido.