Este hombre paso 10 años sin alimentarse bien por beber más de 6 litros de gaseosa al día.

24 Ene, 2018

Michael Sheridan, del condado de Meath, Irlanda, tuvo que mantener por 10 años una estricta dieta de yogurt, sopa y otros alimentos blandos, gracias al terrible dolor que le producían sus dientes podridos al comer luego de pasar toda su vida tomando más de 6 litros de gaseosa al día.

Su pesadilla era constante, pues su dentadura no paraba de doler, además de que no podía sonreír ya que sus dientes lucían negros y de muy mal aspecto.

Michael, a sus 32 años, cuenta que solo comía una comida y el resto del día se mantenía tomando cualquier tipo de estas dañinas bebidas.

“Era adicto a las bebidas gaseosas. Bebía seis litros o más por día, cualquier cosa que pudiera tener” dijo. “Sabía que si iba a un dentista tendría que dejar de tomar bebidas gaseosas y no quería hacer eso”, agregó.

El hombre también explica, su adicción había llegado demasiado lejos para parar, y que aunque sabía que sus dientes habían sufrido un gran daño, no tenía dinero para cubrir los gastos odontológicos.

Por suerte, conoció al Dr. David Murnaghan, un reconocido dentista con quien compartía la pasión deportiva de waterpolo.

Cuando el Dr. David vio el estado de la dentadura de Michael, le dijo que su condición era peligrosa y que podría causarle complicaciones muy graves, por lo que era indispensable sacar las 27 piezas podridas.

Al ver que este hombre no tenía como pagar el costoso tratamiento, decidió brindarle su ayuda sin ningún costo, a pesar de que el procedimiento tenía un valor aproximado de € 50,000.

Sus 27 dientes podridos fueron extraídos y remplazados por una dentadura postiza.

“Estuve dos horas en la silla. Fue incómodo pero no tan doloroso. He sufrido constante dolor durante diez años, así que esto no fue nada”, comentó aliviado.

Ahora Michael, puede sonreír de nuevo, y manifiesta poder disfrutar de las cosas que antes no podía, junto a sus dos pequeños hijos.