Inédito testamento de Pablo Escobar sale a la luz.

7 Mar, 2018

Pablo Emilio Escobar Gaviria, de Rionegro, Antioquía, nace en 1949, hijo de una maestra rural y un administrador de fincas. En 1974 inició el negocio de producción y distribución de cocaína, convirtiéndolo en la principal organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, llamado “el Cártel de Medellín”, iniciando sus actividades en 1976. La organización creció y en los años 80, Pablo Escobar era “dueño de una inmensa fortuna”.

Esto se evidencia, cuando la revista Forbes, en octubre de 1987, publicó “su primer número de multimillonarios internacionales”, y coloca el nombre de Escobar dentro de la lista de las 100 personas más acaudaladas del mundo. Manteniéndolo hasta la edición de julio de 1993. La revista Forbes estimó que el patrimonio neto de Escobar superaba los 2.000 millones de dólares.

Escobar muere en 1993, Medellín, tras un enfrentamiento con las fuerzas armadas de Colombia, dejando una inimaginable fortuna.

Recientemente, la revista Semana, en su artículo “El testamento desconocido de Pablo Escobar” describe el hallazgo de documentos donde demuestran que Pablo Escobar firmó el primero de sus testamentos, el 3 de octubre de 1980 en la Notaría Cuarta de Medellín.

“En caso de su muerte, la mitad de sus bienes irían para su esposa, Victoria Eugenia Henao; a su entonces único hijo, Juan Pablo, lo que le correspondiera por ley, además de su colección de carros antiguos y clásicos. Y sobre futuras hijas mujeres, aclaró que de la “cuarta de mejoras que la ley otorga” recibieran bienes, muebles, enseres, porcelanas, adornos o electrodomésticos. Sus padres y hermanos tendrían el 99 % de la cuarta parte de toda la fortuna, y destinó el 1 % a una tía”.

Después, mencionan un segundo testamento, que incluye a su hija Manuela y saca a algunos hermanos de la repartición, además declara solo una pequeña fortuna de 120 millones de dolares, nada que ver con la calculada por Forbes, sin ninguna duda este es el testamento que tiene validez, pero esto esta en manos de la justicia.

El juez primero penal del circuito especializado de extinción de dominio de Antioquia, dictaminó extinguir el dominio de 16 bienes muebles e inmuebles que estaban a nombre de su esposa, un lugarteniente y sus familiares. Demostrando así, que la mafia perpetúa sus ganancias, ya que solo se metieron con un mínimo porcentaje de la incalculable fortuna.