Jóvenes venezolanos buscan “tesoros” en las aguas residuales para poder sobrevivir.

10 Ene, 2018

Ángel Villanueva es un joven venezolano de 26 años que vive buscando tesoros en las putrefactas aguas del río Guaire. Hunde sus manos hasta el fondo del canal, haciendo a un lado su rostro y aguantando la respiración, para traer en sus manos todo lo que pueda y rescatar cualquier anillo, tuerca, pedazo de metal o cualquier otra cosa que pueda vender para comprar comida.

Tanto Villanueva como otras personas buscan sin perder de vista las nubes oscuras que se encuentras en las montañas alrededor de Caracas, pues en cualquier momento podrían empezar a descargar lluvia, dándole pocos minutos para salir o para morir arrastrado por el agua.

Se han hecho virales imágenes de venezolanos pobres rebuscando comida en la basura, mostrando la profunda crisis económica en la que está sumergida uno de los países considerados como los más ricos de América Latina.

Son menos visibles las personas que buscan trozos de metal en las sucias aguas del rio Guaire, con lo que pueden ayudar a alimentar a sus familias. Este rio recoge el agua de lluvia de todas las calles y cañerías, desperdicios industriales y quizás algún tesoro ocasional.

Luego de 19 años de gobierno socialista, el petróleo y producción de alimentos se han destruido gracias a una deficiente gestión de recursos estatales, aunado al descenso en los precios del crudo, ha sumergido al 90% de los venezolanos en la desesperación.

Villanueva es hijo de un militar retirado, y viven en uno de los barrios más peligrosos y pobres de Caracas. Él quería ganar dinero con un empleo digno, pero solo podía conseguir empleos mal pagados ganando un sueldo mínimo que no alcanza ni para comer una semana, el cual equivale a menos de 7 dólares mensual.

Este chico empezó en el río hace 6 meses. En su primer día consiguió 20$ y se enganchó sin importar que sus vecinos se mantengan lejos de el por oler siempre mal gracias al olor tan fétido del Guaire.

Su mayor sueño en este momento es irse de Venezuela y poder encontrar un empleo mejor. Pero por ahora, para sobrevivir, se arriesga buscando basura en el Guaire.