¿La homosexualidad está en el código genético? Estudio afirma que la preferencia sexual se encuentra en el ADN.

23 Dic, 2017

Estudios realizados por la Universidad de NorthShore, en Illinois,  aseguran que la homosexualidad no se elige como estilo de vida, sino que las preferencias sexuales son el  producto de la información genética que tiene ADN

Desde hace mucho tiempo que ha estado debatiendo sobre la posibilidad de que la orientación sexual está determinada biológicamente o si  es el resultado de la exposición a factores ambientales.

Los científicos observaron el ADN de más de 2.000 personas:  1,077 homosexuales y 1,231 hombres heterosexuales de los cuales se obtuvo muestras de sangre o saliva para analizarlas en busca de variaciones “genes gay” en su código genético.

La orientación sexual de los participantes se clasificó en función de la identidad sexual informada por ellos mismos.

Se encontraron dos regiones en los cromosomas 13 y 14, con múltiples variantes genéticas más fuertemente asociadas con la sexualidad.

Alan Sanders, el  psiquiatra que dirigió el estudio, dijo: “El objetivo de este estudio fue buscar las bases genéticas de la orientación sexual masculina, y por lo tanto, en última instancia, aumentar nuestro conocimiento de los mecanismos biológicos que subyacen a la orientación sexual”.

La región asociada más fuerte en el cromosoma 13 se localizó entre los genes, SLITRK5 y SLITRK6.

SLITRK6 es un gen del desarrollo neurológico principalmente expresado en una región del cerebro llamada diencéfalo, que contiene una región previamente reportada como de diferente tamaño en los hombres, dependiendo de su orientación sexual.

Acerca de los hallazgos, el profesor Robin Lovell-Badge, líder del grupo en el centro de investigación biomédica The Francis Crick Institute en Londres, dijo: “Este tipo de estudios son problemáticos y frecuentemente carecen de poder estadístico. Los tamaños de muestra son demasiado pequeños para permitir conclusiones sólidas”.

Asegura que aunque los datos arrojados en el estudio  no muestran suficiente importancia estadística como para relacionar la homosexualidad con regiones cromosómicas, pero considera que es un buen inicio al que “vale la pena prestar atención en estudios futuros”.

El profesor de genética estadística Gil McVean, de la  Universidad de Oxford, comentó que los investigadores lograron demostrar, ciertas variaciones genéticas que pudieran influir en las preferencias sexuales autoinformadas en los hombres, pero coincide, en que por el pequeño tamaño de la muestra, no tiene ninguna importancia estadística.

La mayoría de los científicos, tienen opiniones parecidas con respecto a el tamaño pequeño de la muestra, pero también coinciden en que el estudio corresponde a una buena base, con la que posteriormente, seguir realizando investigaciones en busca de “genes gay”