Los Turpin la familia ejemplar que mantenía cautivos y encadenados a sus 13 hijos.

20 Ene, 2018

Una desgarradora verdad ha salido a la luz, cuando queda al descubierto la horrible realidad de quienes se pensaban que eran una “familia feliz”.

El pasado domingo ocurrió lo inimaginable en la localidad de Perris, California. La casa numero 160 de la calle de Muir Woods, parecía ser el hogar de una maravillosa y cristiana pareja que Dios había bendecido con 13 hermosos niños. Fotos y videos en sus redes sociales sobre viajes y paseos a Disney y Las Vegas,  afirmaban que tenían una familia perfecta.

La estructura de la casa se veía hermosa, sus jardines bien cuidados y a las afueras de ella se podían ver tres autos modernos y una furgoneta.

Pero lo que nadie podía pensar, es que un secreto oscuro y macabro se escondía dentro de ella pues los trastornados padres, mantenían totalmente presos, con cadenas y candados a sus 13 hijos.

Pero entre cielo y tierra no hay nada oculto. David Allen de 57 años y Louise Anna Turpin de 49 fueron descubiertos gracias a que una de sus hijas de 17 años logro escapar de la casa, y llamo de inmediato a la policía.

A pesar de que la historia parecía sacada de una película de terror, la policía de Perris fue a la casa, y hallaron a los 12 hermanos tal y como la adolescente había contado. Según informes oficiales, los 12 niños entre 2 y 29 años se encontraban encerrados en la casa en un lugar oscuro y hediondo”.

Las victimas se tenían signos evidentes de maltrato y desnutrición. Lucían enfermos y descuidados y sus ropas se encontraban sucias y en mal estado.

La pareja ha sido acusada de tortura y de poner en peligro la vida de menores, con una fianza fijada en 9 millones de dólares por cada uno.

Las investigaciones se encuentran en curso, para determinar cual es el daño, físico y mental que se les ha causado a estos inocentes niños y sobre todo para tratar de determinar la causa de este imperdonable hecho.