Madres no deben realizar la siembra vaginal a sus recién nacidos ya que podrían infectarlos con Clamidia, advierten los expertos.

27 Nov, 2017

Algunos creen que la “siembra vaginal“, que consiste en tomar una muestra de fluidos vaginales de la madre y untarla sobre la piel, boca y ojos del bebé, luego de su nacimiento por cesárea, permite que él bebe pueda tener parte de su medio natural del canal del parto al nacer, exponiéndolo a los microorganismos vitales que perdieron.

Sin embargo, el Dr. Christopher Zahn, del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, advierte a las madres que sin saberlo pueden transmitir enfermedades de transmisión sexual asintomáticas, como la clamidia “silenciosa”, que pueden transmitir la infección a sus recién nacidos, lo que puede causar una neumonía mortal.

Este riesgo supera la evidencia insuficiente que sugiere que la exposición a bacterias “buenas” en el canal de parto reduce el riesgo de que un bebé desarrolle afecciones como asma y alergias en etapas posteriores de la vida.

“Es comprensible que los pacientes que necesitan someterse a una cesárea estén buscando cada vez más consejo de obstetras vaginales sobre si la siembra vaginal es apropiada. Sin embargo, debido a la falta de datos suficientes, los riesgos reales superan los beneficios potenciales “.

Algunos creen que exponer a los bebés a los microorganismos en el fluido vaginal estimula su sistema inmunológico, lo que reduce su riesgo posterior de padecer condiciones como asma y alergias, pero el Dr. Zahn advierte que el acto podría infectar a los niños con la bacteria responsable de la clamidia y la gonorrea si sus madres no saben que tienen una ITS.

Las madres también podrían transmitir el virus del herpes, que puede ser asintomático en adultos, pero fatal en recién nacidos si se propaga a sus órganos.