Niña de 15 meses con nariz de trompa aguarda por una cirugía que salve su vida. Ya no puede comer ni dormir.

22 Dic, 2017

Una niña pakistaní sufre lo que sus crueles familiares llaman “una maldición”.

Asiya Manghrio de Sanghar, con tan solo 15 meses, ha tenido que vivir con  una dolorosa malformación en su cara. Su nariz tiene forma de tronco, de gran tamaño,  que parecen dos pelotas de tenis.

Su diagnostico es  encefalocele frontonasal. Su cráneo posee un defecto, lo cual permite que su masa cerebral crezca descontroladamente a través de el, causándole la deformidad.

Gracias al tamaño y peso de su deforme nariz, se le ha hecho cada vez más difícil alimentarse y ya ni siquiera puede dormir. Según sus padres, necesita una cirugía correctiva urgente para poder salvar su vida.

La pequeña bebe nació hace 15 meses a través de un parto por cesaría. Todo transcurrió con normalidad a excepción de que Asiya tenía la nariz un poco “hinchada”.

Con en paso de los días, su nariz continuó creciendo de una manera desenfrenada, y ahora su tamaño es mas grande que dos pelotas de tenis.

Fatan Achar, su madre de 23 años, se encuentra desesperada al no poder darle de comer a su pequeña. Vendió su único brazalete de oro para poder viajar al centro médico de posgrado Jinnah, en Karachi, para que la niña fuera examinada.

Los médicos atendieron a la familia, y evidentemente les dijeron que necesitaba una operación, pero no pudieron ingresarla de forma inmediata, ya que según ellos, el hospital se encuentra abarrotado de pacientes.

En las imágenes tomografías, puede apreciarse el gran defecto de su cráneo.

Les dijeron que debían esperar al menos dos meses para programar su cirugía.

Su padre Achar, de 27 años, se encuentra sumamente preocupado, y cree que su hija no aguantara tanto tiempo. El siendo tan solo un agricultor con un salario de  £ 100 al mes, no tiene recursos para llevarla a un hospital privado, y  piensa que puede perder a su única hija si el tumor no se extirpa a tiempo.

“Viajamos más de 160 millas desde su ciudad natal a Karachi en un autobús y le mostramos a Asiya a varios médicos que dijeron que solo una cirugía puede salvarla”, dijo Achar.

Les preocupa que en algún momento, el tumor obstruya la vía respiratoria y la niña muera por no poder respirar.

Además de la angustia que sufren por el dolor de su pequeña Asiya, la familia también debe pasar por malos tratos y humillaciones de personas que la llaman “bebé desertado”.

Fatan dijo que los padres de su esposo pensaban que la condición de Asiya es una “maldición”.

La familia, ha pedido desesperadamente  ayuda al gobierno, que le permita realizar la corrección de forma inmediata, para poder salvar su vida.

“Lo único que queremos es que nuestra hija viva una vida saludable como otros niños y tenga un futuro brillante y la cirugía es la única forma posible” dijo su madre.