Recientes hallazgos evidencian que el arte de tatuar se ha practicado desde hace más de 5.000 años.

3 Mar, 2018

El descubrimiento de tatuajes en momias egipcias de hace mas de 5.000 años ha permitido reescribir la historia del entintado y comprender como vivía la gente durante ese periodo.

El Museo Británico recibe cada año millones de visitantes, desde que descubrieron, hace más de 100 años, en un cementerio, dos momias de 5.000 años, de ambos sexos, que aún mantienen su forma natural.

Ambas momias fueron encontradas en Gebelein, al sur del Alto Egipto, cerca de Luxor, y estiman que vivieron entre los años 3351 y 3017 AC.

En investigaciones anteriores, se reveló que la momia masculina, conocida como Gebelein Man A, tenía entre 18 y 21 años había muerto de forma violenta por presentar una herida de arma blanca en la espalda, y tenía manchas oscuras en su brazo, que bajo la luz natural, se veían como marcas suaves.

La Revista de Ciencia Arqueológica publicó que las manchas fueron observadas nuevamente bajo la tecnología infrarroja, revelando que eran tatuajes de dos animales con cuernos ligeramente superpuestos, representativos del arte egipcio predinástico.

Los investigadores aseguran que es un tatuaje, no está pintado ni decorado, y suponen que habían usado algún tipo de aguja hecha de hueso o cobre.

Es probable, que usaran esos diseños como un símbolo de fuerza y virilidad; ya que, los toros y las cabras estaban asociados con el poder masculino.

La momia femenina “pudo haber sido una persona importante”; ya que, encontraron en la parte superior de su brazo y hombro, debajo de la piel, unas figuras en forma de S, y es probable que el tinte sea hollín.

Estos descubrimientos, demuestran que ambos sexos podían llevar tatuajes, demostrando así el estado, la valentía y el conocimiento de quien lo llevaba