El dueño de este perro le disparo 40 veces y luego lo enterró vivo. Cuando un grupo de rescate animal lo salvo, aun movía su cola.