Una manada de rinocerontes fue asesinada a tiros a pesar de que sus cuidadores habían cortados sus cuernos. La matanza fue absolutamente inútil.

27 Oct, 2017

El propietario de la reserva de caza, Greg Harvey, había pasado años cuidando la manada de tres machos y dos hembras de rinocerontes, que estaban en la etapa de aparearse.

Dos ataques sin sentido en un lapzo de tres semanas en la Reserva de Caza Wildschutsberg en las montañas de Stormberg cerca de Komani en el Cabo Oriental los aniquilaron. Los cuernos de los rinocerontes fueron cortados como medida de caza furtiva a principios de este año, dejando solamente una pequeña parte del cuerno, por lo que fue una matanza absolutamente inútil.

Los cazadores furtivos atacaron por primera vez a principios de este mes cuando dispararon contra dos rinocerontes machos y luego el domingo dispararon contra una hembra y un joven varón.

El Sr. Harvey y un equipo de veterinarios pasaron la mayor parte del día tratando de salvar a la hembra que todavía tenía su cuerno, pero lamentablemente no pudieron salvarla y murió frente a ellos.

Se sospecha que un sindicato atacó la reserva utilizando información privilegiada, ya que la existencia del rebaño era un secreto guardado y el paradero era difícil de encontrar. En 2014, dos rinocerontes de cría fueran abatidos a tiros por rifles de caza de alta potencia por lo que Harvey, tomó la decisión de construir una nueva manada de cría que no portara cuernos.

Los dos rinocerontes asesinados a principios de este mes tenían alrededor de 10 años de edad y fueron baleados a plena luz del día.

Harvey dijo que sospechaba que un miembro del personal les dio información a los cazadores furtivos, por lo que el furioso jefe del parque ha ordenado a todo su personal realizar una prueba de detector de mentiras para encontrar al traidor.